juegos para xo gadgets para blogger

miércoles, 30 de marzo de 2011

La hoja de rescate, el objetivo: lograr rescates rápidos y seguros.













Descarga te la tuya desde aquí:
http://www.rescuesheet.info/seite_3_es.html

Cada segundo cuenta cuando es la vida lo que está en juego. Demasiado a menudo se pierde un tiempo precioso en el rescate de víctimas que quedan atrapadas en el vehículo después de un accidente grave de tráfico. El diseño constructivo de las carrocerías de los vehículos modernos es cada vez más seguro pero supone para los rescatadores un auténtico reto, en especial para ser capaces de retirar el techo. El uso de aceros de alta resistencia y los refuerzos estructurales hacen que incluso las tenazas de corte de mayor potencia alcancen sus límites. También existen componentes de seguridad, como los generadores de gas de los airbag laterales, que pueden suponer un riesgo para los equipos de rescate. Otro problema añadido puede ser el encontrar y desconectar la batería. Utilizar en toda Europa una "Hoja de Rescate" estandarizada tamaño A4 que incluya información del vehículo sobre la localización de los refuerzos en la cabina, depósito de combustible, baterías, airbags, generadores de gas, unidades de control, etc., indicando las zonas de corte adecuadas. Nos complace saber que los fabricantes e importadores han hecho pública estas hojas de rescate en Internet, y esta información debe distribuirse por toda Europa. Para que los equipos de rescate puedan tener un acceso rápido a la Hoja de Rescate, debe colocarse en el parasol del asiento del conductor.

martes, 29 de marzo de 2011

Stéphane Hessel proclama la movilización contra el poder económico y financiero con su libro 'Indignaos'

Es difícil no emocionarse cuando un señor de 93 años sube a un escenario con paso divertido y zancada decidida y pide a las personas que se “indignen” ante un mundo que está “acabando con la Tierra”, “tiene cada vez más pobres”, no se respetan los derechos de los ciudadanos y sus garantías en temas de salud, trabajo y educación son cada vez menores.
El señor, es verdad, no dice nada nuevo, pero si el señor es uno de los creadores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tiene casi 100 años y saca la energía para recordar a las personas, jóvenes y mayores, que hay que resistir y comprometerse, emociona.


Este martes, Stéphane Hessel ha dado una lección de humanidad y energía al centenar de personas de todas las edades que lo escuchaban en el Instituto Francés. Hessel se ha presentado a sí mismo como un nonagenario que ya ha vivido muchas historia y se ha reído, muy educadamente, de los que creen que en sus palabras no hay acciones o son solo un intento de demagogia. “Sospecho que el primer ministro francés no ha acabado el libro porque ha dicho que es poco inteligente indignarse y hay que hacer alguna cosa. Y eso que mi librito tiene 60 páginas”, ha dicho.

Éxito editorial

Con voz muy clara y alta, Hessel ha dicho que “si cayó el Muro de Berlín”, también puede hacerlo “el sistema capitalista financiero”. Hessel, nacido en Berlín en octubre de 1917, en plena Revolución Rusa, vivió de lleno la segunda guerra mundial, con un destacado papel en la Resistencia francesa, fue torturado y deportado, pasó por tres campos de concentración, burló la muerte apropiándose de la identidad de otro preso y se evadió dos veces. Tras la gran contienda bélica fue diplomático y formó parte, en 1948, del equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Quizá por eso su libro de 60 páginas, que ya lleva 1.700.000 ejemplares vendidos en Francia y que se ha traducido a 20 idiomas, tiene validez. Es como dijo él mismo una invitación a seguir leyendo, a buscar otras formas de organización, a implicarse como colectivos.“No hay que ser indiferentes, hay que comprometerse, convertirse en una resistencia pacífica. Participar en la vida política o encontrar movimientos de resistencia. Ahora tenéis Google y, en un click, podéis saber quién se compromete con la ecología, contra la pobreza”, ha declarado.

Soluciones, dice Hessel, las hay, pero su cometido no es enumerarlas. Interés por encontrar la solución, viendo como se ha extendido el interés del libro que nació en una pequeña editorial de Montpellier, también. “Indignaos es un pequeño momento de lectura para seguir leyendo y comprometerse”. En su discurso también ha recordado el sufrimiento del pueblo palestino. “Tenía 25 años cuando creamos Israel. Ahora tenemos que buscar un reequilibrio”, ha declarado.

Apoyo femenino

En Francia, el libro ha sido criticado por hacer un llamamiento a la violencia. Ante estas críticas, Hessel pronuncia una sola palabra: “Gandhi”. “La movilización debe salir de la no violencia, de la resistencia pacífica”, ha dicho. Su deseo es que todos, especialmente los jóvenes, encuentren un motivo de indignación, “un valor precioso”, en sus propias palabras, y para encontrarlo, ha concluido, solo basta con mirar alrededor: “¡Buscad y encontraréis!”.

En la segunda fila, unos jóvenes estudiantes que comparten piso en Barcelona enumeran muchas razones: precarización del trabajo, recortes sanitarios, educativos. “Pareciera que estamos bloqueados. Tenemos que movilizarnos, pero no sabemos cómo. Compraré el libro y luego veré qué está pasando”, han asegurado.

Forman parte de esa generación que como explica Toni Judt en Algo va mal nacieron con un modelo capitalista salvaje y no conocen otro sistema posible. Hessel lo ha dicho al principio de la conferencia. Su libro es solo una llamada, el inicio: “Id a las librerías, buscad lo que se está escribiendo y comprometeos”.

Alguien del público le pregunta si los políticos lo han leído. El señor contesta que francamente no lo sabe. Él, dice, a nivel interpersonal ha recibido buenas críticas de políticos locales. "Mujeres, siempre mujeres", dice. Luego, hace un alegato al poder de cambio de las mujeres. La gente aplaude. En la puerta de la sala está Joan Herrera, secretario general de ICV. Ya estaba indignado antes de entrar a la conferencia, dice.
Fuente: www.elperiodico.com   Catalina Gayá

lunes, 28 de marzo de 2011

Las cajas se lanzan al dinero público del FROB para salvar los asientos de sus dirigentes


La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, auguró ayer que el conjunto de entidades financieras españolas tendrá que captar antes de octubre (cuando se ha fijado la fecha límite) unos 20.000 millones de euros. Salgado confía en que buena parte de esta cifra provenga de los mercados de capitales; es decir, sea privado; pero también reconoce que otra parte tendrán que ser ayudas públicas, que se canalizarán a través del fondo de rescate, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Aun así, aseguró que no afectará al objetivo de déficit de este año porque ese dinero no se contabilizará como tal. Esa cifra podría crecer cuando salgan los resultados de los estrés test a final de junio, ya que si en ese momento se detectan necesidades adicionales de capital en alguna entidad, también tendrá que recapitalizarse
Las entidades que, cuando llegue septiembre, no tengan un plan razonable de recapitalización recibirán la inyección de dinero público, aunque esta vez no será por medio de un préstamo, como hasta ahora, sino que se hará por la vía de la nacionalización; es decir, el Estado se convertirá en accionista de la entidad y entrará en su consejo de administración para ayudar a gestionarla. Esta operación no podría hacerse con una caja, porque no posee acciones, así que las cajas que por sí solas no puedan captar el capital privado, no tendrán más remedio que convertirse en bancos.

Patarroyo halla la fórmula para crear vacunas contra todas las enfermedades infecciosas

Manuel Elkin Patarroyo, el científico colombiano y descubridor de la primera vacuna contra la malaria, ha hallado los principios químicos que permitirán crear vacunas sintéticas para prevenir prácticamente todas la enfermedades infecciosas existentes en el mundo.
Tras más de 30 años de investigaciones, Patarroyo ha informado de su hallazgo en una entrevista con Efe después de que haya sido publicado por la revista estadounidense Chemical Reviews, lo que le da el aval del mundo científico.
Se trata de "un decálogo de principios, de reglas, que cuando se aplican permiten producir vacunas contra las distintas enfermedades que existen en el mundo, podremos así cubrir prácticamente las 517 enfermedades infecciosas", afirma.
El científico halló estos principios, que evitarían en el futuro millones de muertes en el planeta, a partir del descubrimiento de su primera vacuna contra la malaria, en 1986, y desarrollar después el fármaco de segunda generación con cobertura superior al 90% en ensayos con monos.
De esas 517 enfermedades, sólo quince tienen vacuna, motivo por el que Patarroyo y su equipo de la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (FIIC) afrontaron "el problema desde el punto de vista de la química", un hito en la ciencia ya que las únicas existentes se desarrollaron a partir de la biología.

Hacer visibles a los microbios

Una vez introducido el microbio en el organismo a través de la picadura del mosquito y alcanzado el hígado, "reconocimos las proteínas o moléculas que el parásito utiliza para pegarse a las células que va a infectar y luego averiguamos su estructura química tras hacerlas fragmentos", ha relatado el reconocido doctor.
"Eso, per sé, es un gran descubrimiento, pero esos fragmentos no se pueden utilizar como vacunas porque el sistema de defensas es ciego, no los ve", agrega al explicar que esa ceguera del sistema inmunológico es la que permite a los microbios esconderse en el organismo.
La solución fue modificar los fragmentos a través de la química, es decir, crear proteínas sintéticas e idénticas a las de las únicas partes del microbio capaces de adherirse a los glóbulos rojos para después cambiar el orden de los componentes. Esta fórmula deja visibles las moléculas antes irreconocibles por el sistema inmunológico.
El científico lo explica con palabras sencillas: "Darle la vuelta a los deditos de las manitas del microbio" para hacerlos visibles, en alusión a las únicas partes que se pegan a las células porque el resto del parásito no contagia y por tanto no sirve para la elaboración de la vacuna, al no garantizar la prevención de la enfermedad al cien por cien.

Descubrimiento aplicable a enfermedades infecciosas

"Así, la molécula (copiada químicamente y después modificada) se vuelve altamente productora de anticuerpos, de defensas, y puede ser utilizada como vacuna", matiza. Si bien estas conclusiones parten del estudio de la malaria, Patarroyo ha demostrado que esos principios sirven para contrarrestar el resto de males infecciosos.
El colombiano trabaja fundamentalmente con el microbio de la malaria porque, entre otros motivos, es uno de los más destructores por la rapidez con la que se propaga al interior del organismo: "Hay cerca de 500 millones de casos al año y de esos casi tres millones mueren, la mayoría niños menores de cinco años en África".
Tras el último descubrimiento, se podrá aplicar a la tuberculosis, papiloma humano, dengue, hepatitis C o lepra, sólo por citar algunas de las enfermedades más comunes de entre el medio millar de infecciosas, "que en total provocan anualmente la muerte a 16 millones de personas", ha indicado el científico.

Efectividad superior al 90% en monos

Patarroyo descubrió la primera vacuna contra la malaria en 1986, la denominó SPF-66 y, tras realizar ensayos en más de 50.000 individuos de distintos países, se verificó su efectividad entre un 30 y 50 por ciento de los casos. En 1996, cuando cedió la patente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), dejó de aplicarla para sumergirse en la investigación y buscar su efectividad al 100%.
Ahora, 25 años después, ya tiene la segunda generación de esta vacuna, a la que denomina Colfavac y de la que ha comprobado una efectividad superior al 90% en monos. "Vamos a comenzar los ensayos en humanos y estamos absolutamente seguros de que tendremos los mismos resultados", ha adelantado, al constatar, también tras años de investigaciones, que el organismo de los micos amazónicos que usa son idénticos al del hombre.
El colombiano ha recibido numerosos galardones a lo largo de su carrera, como el Príncipe de Asturias, Robert Koch Medaille, Premio Internacional Latinoamericano en Neumología Fernando D. Gómez, León Bernard de la OMS y Príncipe de Viana de la Solidaridad.
Patarroyo financia sus investigaciones con fondos del Gobierno español y la Caja de Ahorros de Navarra, así como de la Universidad colombiana del Rosario.
Fuente: www.elperiodico.com