juegos para xo gadgets para blogger

jueves, 18 de noviembre de 2010

Esta grosería la paga usted

Machista, xenófobo, bochornoso, repulsivo, rancio, cutre. Los comentarios del contertulio del programa de Telemadrid Alto y claro Salvador Sostres han provocado una oleada de indignación entre organizaciones periodísticas, asociaciones de telespectadores, grupos políticos y entidades en defensa de las mujeres y los menores. Todos han alzado su voz contra las expresiones sexistas del periodista catalán vertidas en el plató del canal autonómico, en el que se encontraban como público niños de tres colegios. Antes de que comenzara el programa las cámaras captaron una conversación en la que Sostres lanzada comentarios vejatorios hacia las mujeres y los niños marroquíes (quienes, dijo, "lo llevan todo suelto"). Presumió de sus gustos sexuales y confesó que se siente atraído por las jóvenes "de 17 o 18 años" porque "no huelen a ácido úrico" y son "dulces como lionesas de crema y con carnes que rebotan".Este caso es el ejemplo clamoroso de un nuevo género televisivo que consiste en insultar bien alto y bien claro. Un género que se ha extendido como la pólvora en las tertulias de la TDT. Y que adquiere una mayor dimensión al tratarse de una televisión pública que tiene entre sus colaboradores a Fernando Sánchez Dragó, que alardea de sus relaciones con menores, y a Salvador Sostres, también colaborador de El Mundo, que acumula una inagotable antología. Sostres ha escrito que "el talento es algo connatural al hombre como la belleza a la mujer". Sobre los muertos del terremoto de Haití, que "el mundo hace limpieza". De la joven atrapada en una atracción del Tibidabo, que falleció porque a los pobres les gusta lo cutre. Y de los abusos sexuales de la Iglesia a los menores, que son "indemostrados y a menudo indemostrables", "leves". Un grupo de trabajadores de El Mundo (alrededor de un centenar) rechazaron ayer las palabras de Sostres, se declararon "abochornados" de la "arcada estomagante" que ha protagonizado en Alto y claro y cuestionaron la "pirotecnia provocativa" del columnista, que nada tiene que ver con "la libertad de expresión".

"Estás enfermo, macho, estás enfermo"

- Fuera de antena, Isabel San Sebastián propone a los contertulios dos temas a elegir como cierre de programa: el anuncio de la lotería de Navidad o el desfile de Victoria's Secret, "con esas señoras tan estupendas", dice ella en tono relajado y de buen humor. "Hombree, el desfile", dice Sostres. "Y así podremos hablar de ese tipo de mujeres espantosas que llevan la ropa interior no conjuntada y que no se pueden soportar de ninguna manera". Ussía diserta sobre por qué "odia" la lencería, y San Sebastián se ríe. Interviene de nuevo Sostres: "Claro, todo el mundo sabe que las mujeres cuando tienen cierta edad... Porque las chicas jóvenes, cuando tienen 17, 18 años, 19... Ahí está la tensión de la carne. Ese punto mágico. Ahí está".

- La conductora endurece el gesto. Él replica: "Isabel, no me mires con esa cara de asco".
- Dialogan: "Te veo yo acercándote a mi hija y te mató. ¿Cuántos tiene? 23. Muy mayor. Te mato. Demasiado mayor. Esa situación casi virginal... Ellas no huelen a ácido úrico. Están limpias.
- "Virgen Santa", exclama ella. Con visible enfado le dice: "Pero tú estás enfermo, macho. Estás enfermo".
- El otro va disparado: "Que parecen lionesas de crema, elegantes, limpias, dulces..."
- "Estás enfermo. Bea", dice dirigiéndose a su equipo, "que se joda. No metemos lo de Victoria's Secret".
- Sostres sigue: "Recién rasuradas, con el primer rasurado, que aún no pica..." Ussía, contagiado, se parte a carcajadas. San Sebastián vuelve a sonreír mientras le dice: "Salvador, qué te calles, qué estás enfermo". La periodista juega de forma nerviosa con su melena y una pulsera. Se nota que está incómoda. Él ya es un torrente: "Esa carne que rebota, que rebota, como un piano, tocas, y rebota, rebota...".
- "Menos mal que la descendencia y la humanidad dependen de las mujeres, que si no, con gente como vosotros, desde luego...", zanja ella.
Fuente: www.elpais.com   R.G.Gómez / J.Prades

No hay comentarios:

Publicar un comentario