juegos para xo gadgets para blogger

viernes, 29 de octubre de 2010

"Hacen falta muchos Marcelinos"

Seguramente sigue haciendo falta gente del corte de Marcelino Camacho, un hombre bueno, vital, lleno de cordialidad, con una mirada sana, sin atisbo de maldad, que se pasó la vida luchando por unos ideales y que, sin él quererlo, se convirtió en una referencia de la izquierda. Su espíritu combativo "en defensa de los derechos de trabajadores y trabajadoras" y, posiblemente, un arrebatador impulso reivindicativo -conocido desde su liderazgo en la fábrica de la Perkins, luego Motor Ibérica- le llevó a pasar muchos años en prisión. La última condena fue de 20 años en el famoso Proceso 1.001 que se celebró el mismo día en el que mataron a Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973.

Allí, en las diversas estancias en la cárcel, aprendía, además de a debatir, el significado de conceptos como plusvalía, capital, productividad, inversión, lucha de clases..., que luego manejaba airadamente en sus apasionados discursos. La misma pasión que vertía en las relaciones con sus próximos, con los que no lo eran tanto y con la prensa, a la que solía tratar por igual, sin apriorismos ideológicos. Era amigo de todos y se entusiasmaba cuando se le escuchaba, muchas veces sin reparar en el tiempo que discurría y que el periodista no se atrevía a cortar.

El mismo entusiasmo con el que enseñaba el carnet número 1 del sindicato, en cuya fundación participó en 1960 "ante la inactividad de UGT" y el auspicio del PCE. Un hombre que, en los últimos Primero de Mayo a los que pudo acudir -siempre con Josefina- mantenía el mismo fervor por sus ideales, pese a la división que laceraba al sindicato y el resquebrajamiento sufrido en su PCE, en el que tomó el camino contrario a los renovadores de Carrillo.
Fuente: www.Elpais.com MIGUEL ÁNGEL NOCEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario